Mitos de la crianza respetuosa

por May 6, 2020Crianza

A lo largo de mí día a día, como profesional he atendido a muchas familias que se encuentran con un ambiente lleno de prejuicios e ideas preconcebidas y erróneas sobre la crianza respetuosa. Frases como «esto es de hippies”, «esto fomenta la dependencia»,»si lo coges en brazos, no lo castigas”… y un largo etcétera. Lo estas malcriando o sobreprotegiendo»,» si le das tanta teta no va a saber vivir sin ti»,»si decide por ella misma se te subirá a la chepa»,»te esta haciendo pulsos y tienes que demostrarle quien manda cuando te hace una rabieta»…

Una infinidad de barbaridades que las dicen todos aquellos que suelen opinar asentando cátedra sobre un total desconocimiento auténtico del tema, basándose en un prejuicio previo. Pero esto, señoras y señores, es evolutivo. Si, desgraciadamente es una fea costumbre de los seres humanos. Nuestros abuelos juzgaban la generación y los cambios de nuestros padres, sus ideas, sus formas de hacer distinto; nuestros padres lo hicieron con nosotros y nosotros también lo haremos con nuestros hijos. Porque el ego humano tiende a pensar que tiene la razón y que su  opinión es la mejor y la mas válida.

Asimismo hay formas y formas de opinar, de decir y de manifestarse en el mundo. Y la crianza respetuosa tiene que ver con eso, con el respeto.

El respeto a aceptar la decisión del otro amorosamente por muy diferente a la mía que sea, a escuchar (no a oír) su opinión, sea la que sea, porque es la suya y es igualmente válida, a aceptar que el otro tiene una vida diferente, experiencias de vida diferentes y que pensara y hará diferente a lo que yo espero. A aceptar que no por el hecho de ser más pequeño no sabe nada, sino al contrario, entender que la infancia es una época sagrada de sabiduría y que las enseñanzas son bidireccionales, entre madres/padres e hijos/as…va de entender que tu hijo/a es una persona en desarrollo desde el mismo momento que llega, y que necesita tu cuidado pero no tu expectativa ni tu opinión, ni tu dirección sobre lo que debe/puede hacer o no…Sino que hay que dejarlo libre para que se forje la suya propia sin tus condicionamientos (ya bastan los que tendrá socialmente y que no podrás evitar).

En resumen: la crianza respetuosa es una actitud ante la infancia, y una manera de actuar basada en esa actitud de respeto, aceptación, libertad, tolerancia y confianza hacia la naturaleza del niño, porque como buenos Rousseanianos, estamos convencidos de que la naturaleza del ser humano es maravillosa (con sus luces y sombras) y es la sociedad la que la corrompe. Es una crianza consciente, una crianza basada en la atención constante de nuestro rol como padres/madres.

De estar revisando y viendo constantemente nuestra actitud ante nuestros hijos/as, de aceptar que somos humanos, ellos y nosotros. Y ponemos todo nuestro empeño en cuidarnos y cuidar el vínculo que nos une. Y si en todo esto se nos escapan, porque nos salen automáticos ciertos comportamientos irrespetuosos, como chillar, juzgar a nuestros hijos o manipularlos, volvemos la mirada a revisar de donde viene eso y lo devolvemos a su lugar trabajando con nuestras proyecciones infantiles.

No es una crianza mejor ni peor que cualquier otra forma de criar, simplemente es nuestra elección y los que elegimos este tipo de crianza no pretendemos demostrar nada a nadie, simplemente tener un vínculo sano con aquellos a quien mas queremos, y que dentro de la vorágine de una sociedad estresada que va a un ritmo vertiginoso y que se presiona constantemente a las personas, sepan que tienen mas opciones, que pueden (si quieren) hacer las cosas de forma diferente.

Lo mas importante es acompañar su desarrollo porque nuestra prioridad es quienes son…y no qué son (abogado, médico, barrendero, peluquera, etc.) En la crianza respetuosa el vínculo es lo mas importante. Eso es lo que se prioriza, porque seremos padres/madres toda la vida, pero ellos no serán niños mucho tiempo. Cada vez tienen menos tiempo de serlo (se les caen los dientes de leche a edades mas tempranas, se inician en el sexo antes de lo que están preparados, se les presiona para que piensen constantemente que quieren ser de mayores) y somos nosotros, con nuestras prisas, los que los hemos impulsado a esto. Pensemos un momento… En realidad, ¿cuantos años vamos a pasar cuidando realmente de nuestros hijos/as?, ¿Diez?, ¿Quince? Si la esperanza de vida esta en los cien, quince años de nuestra vida para atender al vínculo mas importante que tendremos no parece mucho tiempo.

Después de esas edades ya son adolescentes y simplemente mostraran y desafiarán lo aprendido años atrás. Más allá de eso, la intención es simplemente entender que como seres humanos tienen derecho a ser amados y respetados en todo lo que son, hacen y dicen…siempre y cuando ellos también respeten a los otros seres humanos como ellos. Eso es humanidad, lo demás es violencia pasiva. Muchas veces se confunde la crianza respetuosa, con la crianza con apego, y es que la crianza con apego forma parte de la crianza respetuosa pero la crianza respetuosa va mucho más allá. La crianza con apego defiende el contacto, el colecho, la lactancia prolongada, la empatía y atención a las necesidades reales del niño básicas y emocionales. La crianza respetuosa promueve, además de esto, la horizontalidad, los límites marcados desde el amor, la comprensión del ser humano, dejar y confiar en sus ritmos de aprendizaje y desarrollo y la actitud mencionada anteriormente, como generalidades, aunque el tema es mas profundo y se podrían describir muchos otros puntos al respecto. Para entender lo que es y lo que no es, para desmontar falsas ideas, aquí van los mitos de la crianza respetuosa más comunes:

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

¿Quiéres estar al día de nuestra formaciones, talleres y demás actividades?

¿Quiéres ser el primero en ver nuestras cápsulas de consciencia?

Te has suscrito con exito!

Pin It on Pinterest

Share This